URBANRES 2018

miércoles, 4 de noviembre de 2009

EN MEMORIA DE FRANCISCO AYALA GARCIA-DUARTE : IN MEMORIAM OF FRANCISCO AYALA GARCIA DUARTE : 阿亚拉在旧金山格雷斯杜阿尔特记忆

FRANCISCO AYALA GARCIA-DUARTE

Francisco Ayala García-Duarte (Granada, España, 16 de marzo de 1906 - Madrid, 3 de noviembre de 2009) fue un escritor español.



A los dieciséis años se trasladó a Madrid, donde estudió Derecho y Filosofía y Letras. En esta época (1922/23) publicó sus dos primeras novelas, Tragicomedia de un hombre sin espíritu e Historia de un amanecer.

Colaboró habitualmente en Revista de Occidente y Gaceta Literaria. Residió en Berlín entre 1929 y 1931 durante el surgimiento del nazismo. Se doctoró en Derecho en la Universidad de Madrid e impartió clases en la misma.

Fue letrado de las Cortes desde la proclamación de la República. En el comienzo de la Guerra Civil se encontró dando conferencias en Sudamérica y, durante la misma, ejerció como funcionario del Ministerio de Estado.

Al caer la República se exilió en Buenos Aires, donde pasó diez años trabajando y colaboró en la revista Sur, en el diario La Nación y en la editorial Losada; asimismo, cofundó con Lorenzo Luzuriaga la revista Realidad.



Posteriormente, aún en la década de los cincuenta, Ayala se trasladó a Puerto Rico, país en el cual impartió cursos en la Facultad de Derecho de la Universidad de Puerto Rico, invitado por el Decano de dicha institución, el renombrado jurista, Manuel Rodríguez Ramos. Desde el archipiélago de Puerto Rico viajó a Estados Unidos de América, donde impartió clases de Literatura española en las universidades de Princeton, Rutgers, Nueva York y Chicago, aunque también mantuvo estrechos lazos intelectuales y culturales con Puerto Rico, donde igualmente vivieron largos exilios los renombrados Pau Casals y Juan Ramón Jiménez, entre otros españoles.

En 1960 regresó por primera vez a España. Desde entonces, volvió todos los veranos y compró una casa. Se reintegró a la vida literaria. En 1976 se instaló definitivamente en Madrid, donde continuó su labor de escritor, conferenciante y colaborador de prensa. En 1983, a los 77 años, fue elegido miembro de la Real Academia Española; leyó su discurso de ingreso un año después. Hasta muy avanzada edad ha seguido escribiendo con plena lucidez. En 1988 obtuvo el Premio Nacional de las Letras Españolas; en 1990 fue nombrado Hijo Predilecto de Andalucía; en 1991 fue galardonado con el Premio Cervantes y en 1998 con el Premio Príncipe de Asturias de las Letras.

La crítica ha dividido generalmente la trayectoria narrativa de Francisco Ayala en dos etapas: la anterior y la posterior a la Guerra Civil Española.

En la primera etapa, anterior a la Guerra Civil, escribió Tragicomedia de un hombre sin espíritu (1925) e Historia de un amanecer (1926), que se inscriben en una línea narrativa tradicional. Con El boxeador y un ángel (1929) y Cazador en el alba (1930) abordó la prosa vanguardista. En ambas colecciones de cuentos predominan el estilo metafórico, la brillantez expresiva, la falta de interés por la anécdota, la fascinación por el mundo moderno.

Tras un largo silencio, Francisco Ayala inició su segunda etapa en el exilio con El hechizado (1944), relato sobre el intento de un criollo de entrevistarse con el rey Carlos II que formó parte en 1949 de Los usurpadores, libro compuesto por siete narraciones cuyo tema común es el ansia de poder. La historia sirve aquí para reflexionar sobre el pasado, a fin de conocer con mayor profundidad el presente. También en 1949 publicó La cabeza del cordero, conjunto de relatos sobre la Guerra Civil, en los que presta mayor atención al análisis de las pasiones y comportamientos de los personajes que a la crónica de unos acontecimientos externos. Muertes de perro (1958) constituyó una denuncia de la situación de un pueblo sometido a una dictadura, al tiempo que presentó la degradación humana en un mundo sin valores. El fondo del vaso (1962) es un complemento de la novela anterior, que está presente en este nuevo relato a través de los comentarios que de ella hacen los personajes. La ironía se convierte en el recurso central de esta obra, aunque una mayor comprensión hacia el género humano va sustituyendo al desprecio. En algunas ocasiones, como en El hechizado, se acercó al mundo existencial y absurdo de Franz Kafka, con una denuncia implícita de la inmoralidad y estupidez del poder.

Después de estas novelas Francisco Ayala siguió publicando relatos, como los recogidos en El As de Bastos (1963), El rapto (1965) y El jardín de las delicias (1971), libro que se basa en el contraste entre la objetividad satírica de la primera parte, «Diablo mundo», y el tono evocativo, subjetivo y lírico de la segunda, «Días felices». En 1982 apareció De triunfos y penas, y en 1988 El jardín de las malicias, donde recogió seis cuentos escritos en diferentes épocas de su vida.

Gran importancia tiene también su obra ensayística, que abarca temas políticos y sociales, reflexiones sobre el presente y el pasado de España, el cine y la literatura.

Escribió unas memorias: "Recuerdos y olvidos" (1982, 1983, 1988 y 2006). Fue miembro de la Academia de Buenas Letras de Granada. En noviembre de 2003 recibió en su ciudad natal el nombramiento de Socio de Honor de la asociación Granada Histórica, manifestando que ese, «tal vez, había sido uno de los momentos más bellos de la última etapa de su vida, pues tras casi un siglo de sentirse granadino por el mundo entero, ahora se reconocía por los propios granadinos».
El 15 de mayo de 2008 introdujo un sobre con un mensaje en la Caja de las Letras del Instituto Cervantes de Madrid cuyo contenido no se conocerá hasta 2057.

Su relato El tajo fue seleccionado en la antología de cuentos de la Guerra Civil Partes de guerra, a cargo del escritor Ignacio Martínez de Pisón.

Fue miembro de la Academia Europea de Ciencias y Artes desde 1997.

Falleció el 3 de noviembre de 2009 en Madrid, a la edad de 103 años.

NARRATIVA

Tragicomedia de un hombre sin espíritu (1925).Historia de un amanecer (1926).El boxeador y un ángel (1929).Cazador en el alba (1930).El hechizado (1944).Los usurpadores (1949).La cabeza del cordero (1949).Historia de macacos (1955).Muertes de perro (1958).El fondo del vaso (1962).El as de Bastos (1963).Mis mejores páginas (1965).El rapto (1965).Cuentos (1966).Obras narrativas completas. Glorioso triunfo del príncipe Arjuna (1969).Lloraste en el Generalife.El jardín de las delicias (1971).El hechizado y otros cuentos (1972).De triunfos y penas (1982).El jardín de las malicias (1988).Relatos granadinos (1990).Recuerdos y olvidos 1 (1982) (Memorias).Recuerdos y olvidos 2 (1983) (Memorias).El regreso (1992).De mis pasos en la tierra (1996).Dulces recuerdos (1998).Un caballero granadino y otros relatos (1999).Cuentos imaginarios (1999).

ENSAYOS

El derecho social en la Constitución de la República española (1932).El pensamiento vivo de Saavedra Fajardo (1941).El problema del liberalismo (1941).
El problema del liberalismo (1942). Edición ampliada.Historia de la libertad (1943).Los políticos (1944).Histrionismo y representación (1944).Una doble experiencia política: España e Italia (1944).Ensayo sobre la libertad (1945).Jovellanos (1945).Ensayo sobre el catolicismo, el liberalismo y el socialismo (1949). De Donoso Cortés, con edición y estudio preliminar de Francisco Ayala.La invención del Quijote (1950).Tratado de sociología (1947).Ensayos de sociología política (1951).Introducción a las ciencias sociales (1952).Derechos de la persona individual para una sociedad de masas (1953).Breve teoría de la traducción (1956).El escritor en la sociedad de masas (1956).La crisis actual de la enseñanza (1958).La integración social en América (1958).Tecnología y libertad (1959).Experiencia e invención (1960).Razón del mundo (1962).De este mundo y el otro (1963).Realidad y ensueño (1963).La evasión de los intelectuales (1963).Problemas de la traducción (1965).España a la fecha (1965).El curioso impertinente, de Miguel de Cervantes (1967). Edición y prólogo.El cine, arte y espectáculo (1969).Reflexiones sobre la estructura narrativa (1970).El Lazarillo: reexaminado. Nuevo examen de algunos aspectos (1971).Los ensayos. Teoría y crítica literaria (1972).Confrontaciones (1972).Hoy ya es ayer (1972).Cervantes y Quevedo (1974).La novela: Galdós y Unamuno (1974).El escritor y su imagen (1975).El escritor y el cine (1975).Galdós en su tiempo (1978).El tiempo y yo. El jardín de las delicias (1978).Palabras y letras (1983).La estructura narrativa y otras experiencias literarias (1984).La retórica del periodismo y otras retóricas (1985).La imagen de España (1986).Mi cuarto a espaldas (1988).Las plumas del Fénix. Estudios de literatura española (1989).El escritor en su siglo (1990).Contra el poder y otros ensayos (1992).El tiempo y yo, o el mundo a la espalda (1992).En qué mundo vivimos (1996).Miradas sobre el presente: ensayos y sociología, 1940-1990, Colección Obra Fundamental, Fundación Santander,Selección y Prólogo de Alberto J. Ribes Leiva (Madrid, 2006).

ARTICULOS DE PRENSA

El mundo y yo (1985).

TRADUCCIONES

A. Zweig, Lorenzo y Ana (1930).Carl Schmitt, Teoría de la constitución (1934). Traducción y prólogo.Ernst Manheim, La opinión pública (1936).Karl Mannheim, El hombre y la sociedad en la época de crisis (1936).Thomas Mann, Lotte in Weimar (1941).Sieyes, ¿Qué es el tercer estado? (1942).Benjamin Constant, Mélanges de la Littérature et de Politique (1943).Rainer Maria Rilke, Die Aufzeichnungen von Malte Laurids Brigge (1944).Manuel Antônio de Almeida, Memorias de un sargento de milicias (1946).Maximilian Beck, Psicología: Esencia y realidad del alma (1947). Traducción junto con Otto Langfelder.A. Confort, The novel and our time (1949).Alberto Moravia, La romana (1950).

SUCESO

Francisco Ayala, el último sobreviviente de la generación del 27, memoria viva de un siglo y de una etapa convulsa en la historia y en las letras españolas, murió hoy en Madrid, a los 103 años de edad, después de haber sufrido en su domicilio un debilitamiento de sus facultades físicas.

Su obra y su vida lo catapultaron a la condición de clásico vivo de la literatura en español, tanto por su prosa afilada y su imaginación desbordada en su narrativa más celebrada como por su trajín de perseguido político, de exiliado sin patria por la guerra civil que sufrió y vivió.

Ayala nació en 1906, en Granada, en un continente, Europa, que se preparaba para sufrir la época más violenta, dolorosa y terrible de su historia.

Él mismo, en una de sus últimas entrevistas, enfatizaba que por encima de su periplo de exiliado o de las peripecias por convertirse de un día para otro en apátrida y en perseguido político, lo más importante en su vida fue la literatura.

Lo esencial de la vida es la literatura. El ser humano vive en una doble relación, que recibe influencias del entorno y fluyendo sobre él. La literatura no es separable de la vida, sino la misma cosa. La literatura es la expresión con cierta orientación estética, artística o filosófica de la propia vida. La trascendencia no depende de las cosas que se dicen, sino de cómo se cuentan.

Doble pérdida para España

Francisco Ayala se encontraba lúcido y activo, interesado en las transformaciones del mundo, y observaba con apasionamiento desde su particular páramo, una casa en Madrid, que lo mantenía comunicado de forma permanente con el debate literario y político de su tiempo.

En las semanas recientes había sufrido una bronquitis de la que tardó en recuperarse y que, tras un largo periodo de convalecencia y de medicación intensiva, debilitó su cuerpo, maltrecho por la edad. Pero murió en su casa, acompañado de su eterna compañera, la hispanista estadunidense Carolyn Richmond, y su joven amigo y cómplice, el poeta Luis García Montero.

Una vez difundida la noticia de su muerte se instaló el pesar y el duelo en un país que se estaba sobreponiendo al fallecimiento del mítico actor José Luis López Vázquez. La ministra de Cultura, Ángeles González-Sinde, explicó que Ayala fue un escritor que ha dado una visión importantísima de nuestro siglo, con un recorrido amplísimo por las distintas formas de la escritura, por lo que con estas dos pérdidas la cultura vive un día muy triste.

Mientras la presidenta del Instituto Cervantes, Carmen Caffarel, afirmó que con su muerte se cierra la gran literatura española del siglo XX. Ayala amó la vida pese al desesperanzado exilio y las ingratitudes, repartió generosidad por dos continentes y fue el intelectual modélico en el que se reconoce lo mejor de nuestra cultura.

El director de la Real Academia Española, Víctor García de la Concha, aseguró que fue un referente de la convivencia y de la concordia, que conservó la lucidez hasta el último momento.




Fuente : Wikipedia
CNN+

TODA LA INFORMACION A UN CLIC EN
ALL NEWS FROM ONE CLICK IN


0 COMENTARIOS:

Publicar un comentario

GRACIAS POR SEGUIR ACOMPAÑANDONOS : ESPERAMOS TU OPINION

NO TE VAYAS TODAVIA, AUN HAY MAS

ARRIBA